top of page

Despedidas: finales que son nuevos comienzos

Los partos y las partidas se parecen mucho.

Y al escribir sobre ellos me percato de la similitud entre ambas palabras.

Estas dos instancias nos conectan con lo trascendente y con lo verdaderamente importante.


Tanto cuando recibimos a una nueva Vida, como cuando una Vida se apaga, nos atraviesan un montón de sentimientos y su potencia nos conmueve profundamente.

Los instantes se vuelven eternos, la noción habitual del tiempo se desdibuja y cada momento cobra una importancia vital, única e irrepetible.

Percibimos la fragilidad, impermanencia y sacralidad de la Vida y de nuestra propia existencia.


La dimensión que se abre nos invita a recordar nuestra naturaleza esencial que es el Amor. 


Ya nada de lo superfluo nos importa y desde nuestro interior, emerge una profunda necesidad de agradecer.

Agradecer la presencia, lo compartido, lo atravesado y lo aprendido. Lo dicho, los silencios, las risas, los llantos, tanto.

Tanto hay por agradecer. 


Agradecer nos lleva a vivir en “estado de gracia” y en estos momentos trascendentes, que son como una especie de “pasaje entre planos”, muchas veces lo experimentamos. 


Poco a poco, estos instantes se vuelven recuerdos que se graban para siempre en nuestra memoria y que rememoraremos varias veces, durante nuestra efímera existencia.


Sólo el AMOR es lo que importa, recordamos en estos momentos.

Sólo el AMOR marca la diferencia.

Sólo el AMOR nos vuelve inolvidables.

Sólo el más profundo AMOR, nos permite desapegarnos.

Sólo desde el más profundo AMOR, nos abrimos al vacío

desde donde nacerá lo nuevo.


Los comienzos y los finales se parecen. Y es el AMOR el que, por momentos de manera casi imperceptible, lo interconecta TODO.


Gracias Princesa SASHA por acompañarnos todos estos años, con tanto AMOR.


Vero Willenberg

Diciembre 2023 - Pilar




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page